¿Por qué duele y se irrita la piel con el afeitado?

¿Por qué duele y se irrita la piel con el afeitado?

Cuando la piel duele, se enrojece, inflama o presenta sarpullido después del afeitado, estamos en presencia de irritación. Esta irritación puede presentarse en diferentes grados, desde leve hasta severa. Es una condición asociada normalmente a pieles secas y sensibles.

Cuando la irritación es severa, necesita algunos cuidados especiales durante el afeitado, por eso en Gillette queremos contarte sobre ella y ofrecerte algunos consejos que te ayudarán a mantenerla a raya si sueles presentar sus síntomas.

No olvides que la irritación o dermatitis, cuando es muy intensa o dolorosa, debe ser tratada por un experto en dermatología.

¿Cómo afecta la irritación la vida diaria?

Si tienes o has experimentado alguna vez la irritación severa, sabes que se trata de una condición bastante incómoda. Se caracteriza por ardor y picazón en las mejillas y el mentón, pequeños cortes en la piel y heridas o inflamación.

En la vida diaria, puede llegar a impedir que los hombres que la presentan se desempeñen con comodidad en sus actividades más básicas, como trabajar, estudiar o compartir con sus seres queridos.

Esto se debe a que situaciones tan normales como la sudoración, el roce de la piel con una prenda de vestir, rascarse el área afectada por reflejo o la exposición al sol pueden activar o intensificar los síntomas de la irritación.

Condiciones previas asociadas a la irritación

Muchas de las causas frecuentes de la irritación severa están presentes en la piel del hombre antes del afeitado. Pueden ser condiciones médicas o genéticas, que en muchos casos requieren tratamiento dermatológico, o están asociadas a factores como la edad. Veamos algunas de ellas:

Acné:

Aparece cuando la piel produce exceso de grasa que comienza a concentrarse en los folículos pilosos hasta obstruirlos, causando las espinillas y protuberancias rojizas que todos conocemos. El acné casi siempre se debe a causas genéticas, pero el estrés y la alimentación también pueden facilitar su aparición.

Vellos encarnados:

Aparecen con mayor frecuencia en los hombres con vello rizado, ya que por su forma pueden incrustarse y crecer por debajo de la superficie de la piel. Esta condición tiene un origen genético, pero en algunos casos también sucede por el afeitado, pues el paso de las hojas puede cambiar el ángulo en el que crece un vello.

Arrugas:

Con el paso de los años la piel va perdiendo su elasticidad, originando las arrugas. El principal cuidado que se debe tener durante el afeitado en caso de presentarlas es el de no lastimar la piel tratando de llegar a las zonas con vello que quedan ocultas en los pliegues de las arrugas.

Piel seca:

La piel seca es un tipo de piel que produce menos grasa de lo normal, volviéndola más opaca y frágil. Esto la hace más propensa a sufrir microlesiones con el paso de las hojas de afeitar. La piel seca puede deberse a factores genéticos o a la edad.

¿Qué puede causar la irritación durante el afeitado?

Si tienes alguna de las condiciones previas que te acabamos de mencionar, debes ser especialmente cuidadoso durante el afeitado para no activar los síntomas de la irritación severa. Estas son las causas más comunes para que esto suceda:

  • Afeitado en seco, es decir, sin agua o espuma de afeitar.
  • Paso de hojas sin filo o ya desgastadas por la piel.
  • Uso de productos no especializados para pieles sensibles.
  • Aplicación excesiva de fuerza al rastrillo durante el afeitado.

No te desanimes: hay soluciones para la irritación

Hasta ahora, te hemos hablado de las causas de la irritación severa. Es momento de hablarte sobre las soluciones. En realidad, hay hábitos muy sencillos que te ayudarán a protegerte frente a ella cuando te afeitas y evitar sus molestos síntomas:

Tómate tu tiempo al afeitarte:

Algunos hombres buscan un afeitado rápido, pero, si tienes piel sensible, un buen comienzo para combatir esta condición es aceptar que requieres un afeitado más cuidadoso. Esto implica tomarte el tiempo necesario en tu rutina para que puedas pasar con cuidado el rastrillo por las zonas más delicadas de tu piel.

Sé gentil con tu piel:

Así como debes tomarte tu tiempo para afeitarte cuidadosamente, también es importante que seas gentil con tu piel. No apliques demasiada fuerza sobre el rastrillo cuando te afeites, ni des varias pasadas por una misma zona en la medida de lo posible. Además, trata de afeitarte en el sentido en que crece el vello facial, te resultará mucho más cómodo.

Usa un rastrillo especializado:

Las personas que sufren irritación severa suelen priorizar un afeitado más suave y protegido contra la irritación en lugar de un afeitado al ras. Un rastrillo como el nuevo Gillette Derma Protección tiene características que ayudan a prevenir la irritación luego del afeitado, por ejemplo:

  • Tiene una barrera anti-irritación que absorbe la presión de tu mano y levanta ligeramente las hojas para minimizar su contacto con la piel.
  • Su cabezal móvil le permite adaptase fácil y suavemente al contorno de tu cara.
  • Cuenta con una banda lubricante que se activa al contacto con el agua para mejorar su deslizamiento.

Descubre todas sus características aquí.

Ahora sabes más sobre el cuidado de las pieles sensibles y las formas en que puedes estar más protegido contra la irritación. ¿Conoces a alguien a quien este artículo también le pueda ayudar? ¡Compártelo con él!

¿Te resultó útil este artículo?